El punto de unión

 

Se dice que el Yoga es un camino hacia la unión…

Cada uno llega a las clases con su mundo de  historias, pensamientos, recuerdos, cosas por hacer, alegrías, tristezas, expectativas, cargas, esperanzas. Cada cual entra al salón con su personalidad, su visión de mundo. Trae un cuerpo más grande, más pequeño,más o menos delgado,  más o menos relajado o tenso, flexible o rígido. Llega con un rostro único, diferente al de los demás y diferente al de ayer, al de mañana y al de hace cinco minutos.

Cada cual realiza su clase de yoga, aparentemente centrado en sí, en la colchoneta que eligió, con su almohadón y su mantita. Y realiza a su manera única, desde sus posibilidades y limitaciones  las asanas, la respiración, la relajación, la meditación.

Un día pensé más allá, en todo eso que no sé. Pensé  en todo ese misterio que cada persona trae consigo (¿puedo saber realmente cómo está viviendo la clase, cómo su cuerpo registra lo que hace, en qué piensa cuando piensa, cómo piensa lo que piensa, por ejemplo?).  Y entonces  apareció ante mí la idea del punto de  unión. El punto donde todos en la clase nos encontramos, el punto donde vibra en armonía el mantra Om,  aquél en donde empieza y termina cada respiración, el que mora en lo màs íntimo y desconocido de la experiencia de un asana ya realizada por quien sabe cuántos yoguis y yoguinis desde hace tantos años y relizándose aùn,  el instante de equilibrio y de desequilibrio en una postura, el gran pequeño instante de profunda relajación o de concentración que todos alcanzamos, aunque a veces ni nos demos cuenta. En ese punto está el Yoga: se unen todas nuestras experiencias, todos nuestros cuerpos, todas las intenciones que nos trajeron a la clase. Y venimos a dar o recibir la clase desde intenciones aparentemente distintas mas acaban en la misma intención: la que llamamos felicidad o paz o  serenidad o amor. Ananda maya kosha, el cuerpo de la Bienaventuranza ( esa palabra tan de libro de yoga, tan rimbombante y gustosa). Gran Misterio siempre cerquita tuyo, que vivís en cada clase y que cuando te vas y recogés tu colchoneta y tu mantita y tu almohadón y salís a vivir tu pequeña gran historia cotidiana contagiás , sin darte cuenta la mayoría de las veces,  a tu familia, tus amigos, tus vecinos, tu país, tu pequeño gran planeta verde y azul, y al inconmensurable universo del que formas parte.

Om shanti, shanti, shantih.

(Om paz, paz paz)

Hari Om

,

Yoga Nidra

Sueño consciente

¿Practicaste alguna vez Yoga Nidra?

Es una técnica de relajación profunda que guiamos en las clases antes de la meditación. Fue creada por el swami Satyananda basándose en antiguas prácticas tántricas. En otra nota te contaré un poco la historia.

El término Yoga Nidra puede traducirse como sueño consciente, un estado de profunda relajación física mental y emocional, que hace posible que la conciencia se establezca en la frontera entre el estado de vigilia (ondas cerebrales alfa) y el estado de sueño (ondas theta)

Cuando se alcanza el estado de nidra, la frontera antes mencionada, la mente se vuelve muy receptiva. La conciencia puede contactar con dimensiones subconscientes e inconscientes. Esto es importante porque permite descubrir y despertar el inmenso potencial que yace latente en los niveles profundos de la mente. Ahí están escondidas las soluciones a todos nuestros problemas y la posibilidad de realizar nuestra verdadera naturaleza.

Se realiza acostado en posición de relajación (shavasana)  con la guía de un profesor o con una grabación lo que facilita incorporar el yoga nidra a la vida cotidiana. Podés hacerlo en una pausa en tu jornada, lo que te ayudará a recuperar la energía, o antes de ir a dormir para lograr un sueño reparador.

 

,

Pausa de observación

Desde el jardín

El que ves en la foto es mi gato, suele ponerse en ese lugar del jardín y observar. Es él el que me inspiró a escribir esta nota : la pausa de observación.

Durante la clase de Hatha Yoga estamos atentos mientras armamos, permanecemos y desarmamos las asanas (las posturas) y,  al finalizarlas, hacemos una pequeña pausa para escuchar qué ecos  de la práctica quedaron  en  nuestro cuerpo, en nuestra mente. Esto hace la diferencia entre el Hatha Yoga y cualquier otra práctica física.

Al observar integramos el cuerpo y la mente, y ampliamos nuestra conciencia. Y al ponernos en la actitud del observador, del que mira por fuera ( como mi gato mirando el jardín) nos damos cuenta que no somos el cuerpo, no somos las emociones, no somos la mente. Y se abren entonces las preguntas ¿qué somos? ¿quiénes somos?

Te propongo usar estas pausas de observación en tu vida diaria, sólo te llevará un minuto o menos. Podés hacerlo ahora mismo si te dan ganas: detenete , cerrá los ojos y observá … ¿cómo estás  en tu cuerpo? ¿cómo te sentís ahora?¿cómo pasan los pensamientos por tu  mente?.

Esta pequeñas pausas en tu actividad pueden ser muy poderosas y hacer la gran diferencia en el día a día expandiendo tu conciencia.

,

Aire/respiración/ojos

Expandes tus pulmones, expandes tu cuerpo y expandes tu visión

 

Los ojos, al igual que todo nuestro organismo, se nutren, en un nivel físico, del oxígeno del aire.  Y en un nivel más sutil,  del prana,  la energía vital del aire.

 

Te comparto una práctica inspirada en  Manuel Palomar, del Centro de Yoga Aurobindo de Valencia, España,  es  la práctica de las tres expansiones de su programa de mejora visual. Te animo a que la practiques en cualquier momento del día ya que es muy gratificante para el cerebro y los ojos, además expande la conciencia y elimina las tensiones.

 

Cierra los ojos y mientras inspiras expande los pulmones desde el abdomen hasta las clavículas, sigue inspirando y siente como todo el cuerpo se expande, ahora deja que la expansión llegue hasta los ojos. Ábrelos y date cuenta de todo lo que llega a tu retina, acéptalo.

Cierra nuevamente los ojos y exhala suave, dulce y amorosamente. Repítelo cuantas veces quieras.

 

Dice Palomar: “con las tres expansiones aparece el Yo consciente. El Yo verdadero lo tenemos siempre a un paso. Sólo cuando somos conscientes de que somos, estamos despiertos y vemos en nuestra vida.”

,

¿Qué es Satyananda Yoga?

Desde Cuerpo y Mente queremos presentarte esta línea del yoga en la cual estamos profundizando y está nutriendo tanto nuestra práctica personal como nuestras clases de yoga.

A continuación, te invitamos a leer este artículo extraído de http://www.satyananda-yoga.net/sccs/seccion.php?nt=1

El Satyananda Yoga es un sistema de yoga desarrollado por Swami Satyananda Saraswati y su linaje, que incorpora prácticas derivadas de fuentes antiguas y tradicionales. El Satyananda Yoga utiliza las prácticas tradicionales: asanas (posturas) que equilibran el cuerpo y la mente a través del cuerpo físico, pranayamas (prácticas de respiración) que mejoran el funcionamiento de los sistemas respiratorio y cardiovascular, aumentan la energía y tranquilizan la mente, yoga nidra (técnica de relajación) que relaja el cuerpo y la mente y estimula el cerebro, elimina la tensión mental, proporciona bienestar y ayuda a pensar de manera clara y positiva y meditación que calma y enfoca la mente, desarrolla la habilidad de concentración, la memoria y el conocimiento de sí mismo.

El Satyananda Yoga además, con una visión más amplia, enseña y promueve un estilo de vida yóguico, no solamente para renunciantes sino para quienes viven en un entorno de familia. Para este fin, el Satyananda Yoga adopta las actitudes de Jnana Yoga (el camino del conocimiento), Bhakti Yoga (el camino del corazón y las emociones), Karma Yoga (el camino del servicio) y otros yogas que capacitan al practicante para enmarcar todos los aspectos de su vida de tal forma que sean conducentes al crecimiento espiritual. La aproximación del Satyananda yoga incorpora a toda la persona y no sólo su cuerpo. Hay un énfasis en la conciencia enfocada y se alienta a los practicantes a aprender sobre todos los aspectos de su personalidad a través del yoga.

El cambio es un proceso que se lleva a cabo de manera natural, más como consecuencia de las prácticas regulares realizadas con plena conciencia, que forzando la mente y el cuerpo hasta sus límites o más allá de ellos. Hemos incluido en este sitio de la red descripciones de algunas ramas del yoga comunes. Sin embargo, la lista no está de ninguna manera completa y se recomienda recibir las enseñanzas avanzadas de un maestro competente.

,

Cuerpo y mente

“Como dice el griego en el Cratilo

En el nombre de la rosa está la rosa

y todo el Nilo en la palabra Nilo”

Jorge Luis Borges

Cuerpo y mente es el nombre de este espacio virtual, de este blog, y del espacio real donde brindamos clases de Hatha Yoga y otros talleres, hoy les quiero contar porque se llama así.

Está claro que somo seres multidimensionales y nos sentimos plenos cuando evolucionamos en conciencia en todas las dimensiones. Sin embargo el cuerpo y la mente son los peldaños más cercanos que  tenemos para ir ascendiendo, los más accesibles de reconocer, de hecho muchas personas  se acercan al Yoga buscando superar un malestar físico o buscando paz mental.

Desde la sabiduría del Yoga sabemos que el cuerpo y la mente no son entidades separadas: El cuerpo es el aspecto más burdo del aspecto más sutil que es la mente. Con la práctica de Hatha Yoga armonizamos e integramos  estos dos aspectos para que se activen los centros superiores, se libere el potencial dormido del ser humano y haya mejoras en todas las áreas de su vida.

Durante nuestras clases de Hatha Yoga, al llevar la conciencia al movimiento, a la respiración, la mente se aquieta y se potencias los efectos de la práctica. Cada vez que la mente se va de lo que estamos haciendo, simplemente la volvemos a trae con dulzura, sin violencia y poco a poco se habitúa a reconecer el bienestar de estar en lo que se está haciendo.

Te propongo que experimentes en tu día a día, en cualquier actividad que estés realizando traer la mente solo a lo que hacés. Ahora mismo por ejemplo, mientras lees este texto, sentado frente a tu computadora o mirando tu celular, observá el apoyo de tus pies, cómo está tu cuello, cómo estás respirando…

,

Tierra / Pies / Ojos


¿Cúal es la causa de nuestra pérdida de visión?

A mi modo de ver son muchas las causas, hoy quiero ocuparme de una que no se la suele tener muy en cuenta: nuestro alejamiento de la Naturaleza.

 Con los pies encerrados en calzados, encerrados nosotros también en construcciones de hormigón, con luz artificial, cubriéndonos con anteojos oscuros, no viendo más allá de las pantallas (PC, celulares, TV) vamos perdiendo energía y los ojos se van debilitando.

También la pretensión de ser algo distinto de la Naturaleza y no considerarnos parte de ella nos aleja de una buena visión. Olvidamos que  somos tierra, agua, fuego, aire y éter.

Según el Ayurveda, medicina milenaria de la India emparentada con el Yoga, las plantas de los pies están conectadas energéticamente con los ojos. Los ojos pertenecen al elemento fuego cuyo equilibrio se produce gracias a los elementos tierra y agua.

Si tenés la vista cansada o cualquier otro malestar visual te propongo la siguiente práctica tomada de   Kiran Vyas especialista en Yoga para los ojos:

” Con los pies desnudos en contacto con la tierra tomá conciencia del suelo que pisas, tomá conciencia del elemento tierra-madre. Imaginá que sos una planta o un árbol y que te crecen raíces en las plantas de los pies; unas raíces que penetran profundamente en la tierra,sentí la energía por las plantas de tus pies, por tus tobillos, por tus pantorrillas y los muslos, cada vez más arriba. Sentí cómo se estira tu columna vertebral y cómo se prolonga tu cabeza, hacia arriba, hacia el cielo.

Estás en contacto con la tierra; presioná bien las plantas de los pies contra el suelo y sentí el contacto con la tierra. En cada inspiración sentí cómo va subiendo por tu cuerpo la energía de la tierra; en cada espiración, sentí cómo vas eliminando todas las tensiones inútiles, todos los crispamientos inútiles, todas las contracciones inútiles.”

El Yoga y sus objetivos

¿Qué es el Yoga?

Si partimos del origen de la palabra, vemos que el vocablo viene de la raíz sánscrita yug que significa yugo, unión, unión entre el cuerpo y la mente, unión con el sí mismo y unión con lo que nos trasciende.

Objetivos del Yoga

Más allá de estos conceptos,  hoy queríamos compartirles lo que dice Danilo Hernández en su libro “Las claves del Yoga” acerca de los objetivos del Yoga, ya que nos parece simple y certero:
“…en cuanto a la práctica se refiere, el objetivo del Yoga está en función de los intereses del  practicante. Al Yoga llegan personas con expectativas distintas. Mientras que para unos puede convertirse en el medio de obtener relajación, descanso y equilibrio, para otros es la forma de desarrollar su mente y aumentar su capacidad de concentración. Muchos se acercan al Yoga buscando la forma de conocerse mejor a sí mismos y aprovechar más eficazmente su potencial. Para las personas enfermas, comienza siendo una terapia complementaria. En muchos casos la práctica del Yoga se convierte en la vía hacia un conocimiento superior y la realización personal. El objetivo lo marca el propio practicante y el Yoga nunca pide creer en nada, salvo lo que uno experimenta por sí mismo.”

Si ya estás practicando Yoga  te invitamos  a pensar  ¿Cuáles son tus objetivos hoy con respecto al Yoga? ¿Son los mismos que cuando empezaste o han ido variando? ¿Qué beneficios te trae hoy?

Y si aún no empezaste… ¿Qué es lo que te acerca al Yoga y atrae tu interés en principio hacia esta nota? ¿Cuáles son tus objetivos vitales? ¿Coinciden con los del Yoga?

Hacerte estas preguntas y eventualmente responderlas traerá claridad para vos y para tu práctica permitiéndote evolucionar en conciencia.

Ana y Paula.